El Ingeniero Hasler Iglesias obtuvo premio en “Categoría Social” de la “Fundación Ideas” con proyecto de plantas comunitarias de potabilización de agua 02 de Abril de 2021,

El Ingeniero Hasler Iglesias obtuvo premio en “Categoría Social” de la “Fundación Ideas” con proyecto de plantas comunitarias de potabilización de agua

El joven Ingeniero Químico Hasler Iglesias, egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), obtuvo el tercer lugar en la categoría social del premio “Fundación Ideas” con el proyecto “Agua Segura”, que consiste en la construcción de plantas comunitarias de potabilización de agua.

La “Fundación Ideas” es una organización venezolana sin fines de lucro donde participan importantes empresas privadas nacionales e internacionales, la cual tiene como objetivo principal la puesta en práctica de iniciativas para el desarrollo de la innovación, y así lograr nuevos negocios y propuestas de interés social autosustentables a mediano y largo plazo.

Nos informa el Ing. Hasler que “el proyecto de construcción de estas plantas nace por la necesidad existente de identificar la calidad del agua en Venezuela, toda vez que en el país nadie recibe agua de buena calidad y eso, naturalmente, representa un riesgo muy grave para la salud de la población. Se trata de un proyecto de índole socio-ambiental, y como agentes de cambio, nuestra misión es promover la cultura conservacionista”.

Recordó en sus declaraciones que el proyecto estaba orientado a buscar la forma en que la tecnología y el tratamiento del agua a nivel industrial, pudiese ayudar a los habitantes de los barrios populares del país. “Se hizo el diseño de un modelo que arranca inicialmente con un diagnóstico en el cual participaron, además, médicos voluntarios quienes nos ayudaron a identificar la situación de salud de cada comunidad, y se evaluó mediante encuestas, todo lo relativo a la dinámica que presentan esas comunidades con el agua, con qué frecuencia la reciben, cuál es su lugar de origen, si la hierven, si le colocan cloro y si le realizan análisis en los laboratorios de la UCV. 

Continúa indicando el Ing. Iglesias que en ese proceso de diagnóstico se dieron cuenta que en ninguno de los cuatro lugares designados recibían agua acorde con la normativa. “Ni Hidrocapital ni la empresa Hídrica del Táchira están garantizando los niveles de calidad de las aguas que están recibiendo estas comunidades. Había casos de parásitos y bacterias, en las poblaciones donde se realizaron exámenes médicos.

“Ya con esa información, se procedió al diseño de varias plantas que tienen una capacidad entre 2 mil a 3 mil litros. Ya hay cuatro de ellas instaladas, una en San Cristóbal, otra en La Guaira, en La Vega y El Hatillo”. En próximos meses vamos a instalar una quinta planta en Petare, y esperamos llegar a más comunidades. Ofrecemos capacitación para la operación, mantenimiento y administración de la unidad de purificación, así como para promover mejores prácticas de manejo del agua”.

Refirió el Ing. Iglesias que “todas estas plantas están ubicadas en sectores populares, tres de ellas en comedores donde niños reciben alimentación gratuita y otra en un colegio de la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC). Ya para esta fecha las cuatro plantas se encuentran en funcionamiento con sus estándares de calidad y en cumplimiento con la norma sanitaria vigente en el país, incluso de la Organización Mundial de la Salud, OMS”.

-De esa manera -prosiguió- estamos contribuyendo a la disminución de los casos de enfermedades contraídas por consumo de agua contaminada en comunidades vulnerables de Venezuela. Demostramos que lo que se está consumiendo constituye un grave riesgo para la salud, y por tanto, aseguramos que esté bien tratada y apta para el consumo. Fue gracias a donaciones que pudimos montar las plantas de potabilización las cuales además de prestar su importante servicio a las comunidades y comedores escolares, poseen ahora un potencial de generación de ingresos con la venta por recarga de botellones de agua a establecimientos comerciales que están saliendo de esas plantas, con tecnología y alta calidad lo cual permite su sostenimiento y mantenimiento.

Finalmente, y al referirse a la calidad del agua que se consume en el país, expresó lo siguiente:

“Las mediciones que tenemos sobre la calidad del agua en Venezuela, son alarmantes, y eso para la población en general es muy perjudicial. Se han detectado altos niveles de coliformes fecales que son bacterias provenientes de las heces humanas. Eso implica que el agua que envía Hidrocapital está contaminada con heces fecales, no se le está aplicando el tratamiento mínimo, y constituye caldo de cultivo para que se generen las bacterias que producen las enfermedades gastrointestinales. Hemos encontrado sedimentos, agua cargada de tierra, lodo. No hemos encontrado metales pesados lo cual constituye prácticamente un veneno”.

-No hacemos -refirió- un seguimiento del agua en general. Realizamos el diagnóstico de la comunidad donde vamos a trabajar. El día que aquí Hidrocapital funcione como debería y garantice la calidad y la distribución del agua, proyectos como el nuestro carecen de sentido. Tiene sentido ahora, en una situación compleja como la que tenemos, y además aspiramos a que el agua que se surta por la grifería sea de muy buena calidad. No hay organismos del sector público que estén dispuestos a aceptar las observaciones críticas, y a trabajar con expertos que posean amplios conocimientos de la situación. Nuestro proyecto nace como una solución de la sociedad civil para atender una realidad que a pesar de que es responsabilidad del Estado, está muy desatendida”.

Ver Más Noticias